Archivo de la categoría: productividad

Condiciones laborales ¿para masoquistas?

La desesperación por encontrar un empleo, puede derivar en la aceptación de casi cualquier puesto

Cuando la demanda supera a la oferta, surgen los abusos. Esta simple premisa opera en muchas áreas y la del trabajo no es la excepción.

Todos los días recibo correos de personas que me platican lo frustrante que es buscar trabajo hoy día.

Algunos de ellos están francamente desesperados y aseguran estar en condiciones de aceptar cualquier chamba.

¿Qué significa cualquier chamba?

Al abrir la puerta de tu casa, descubres con tristeza las cuentas de este mes: tarjeta de crédito, agua, luz, teléfono…. Ello sin contar que las clases están por empezar y tendrás que pagar colegiaturas, útiles, uniformes y zapatos. Lo que recibiste por concepto de liquidación está por terminarse y aún no encuentras empleo.

La única opción que tienes ahora es un puesto no relacionado con tu profesión. Tendrías que laborar los fines de semana y bajo el régimen de honorarios, es decir, sin prestaciones sociales.

Me parece que si aceptas no podemos tacharte de masoquista, sino de un claro reflejo de la realidad social.

Trabajo gratis

Aunque el trabajador esté de acuerdo en renunciar a sus derechos, un convenio de esta naturaleza es nulo. Sin embargo, hemos llegado al extremo de empresas que piden a sus trabajadores que laboren ¡sin percibir salario!

Es el caso de British Airways que, según lo publicó CNNExpansión, justificó sus pretensiones argumentando que era la única manera de subsistir.

Si no tuvieras empleo y sí muchas deudas… ¿hasta dónde estarías dispuesto a sacrificar tus derechos?

.

¡Muchas gracias!

El pasado 3 de agosto, participé en la Semana Cultural de la Universidad Icel con la ponencia “Tendencias laborales y outsourcing”. Un agradecimiento a mis anfitriones que me hicieron sentir como en casa. Aquí unas fotos del evento:

Sabiduría popular en el trabajo

Los refranes pueden reflejar claramente situaciones comunes en el ambiente de trabajo

.

En ocasiones, la mejor manera de describir una situación es utilizando refranes populares.

Basta con observar un poco el ambiente laboral de cualquier organización, para darse cuenta que también aplican en ese ámbito.

Aquí algunos ejemplos:

.

  • No tiene la culpa el indio, si no el que lo hace su compadre

Dícese de la mala decisión corporativa que colocó a un supuesto líder a la cabeza de un equipo de trabajo

  • A darle que es mole de olla

Se refiere a la actividad laboral que, por su importancia, es impostergable, por ejemplo: la declaración de impuestos de la empresa

  • Darle una sopa de su propio chocolate

Consiste en la nada dulce reacción de un colaborador ardido en contra de su provocador

  • El perico donde quiera es verde

Aplica para consolar al compañero que acaban de correr, argumentando que fácilmente encontrará un nuevo empleo (la crisis financiera no debe siquiera insinuarse)

  • Arrieros somos y en el camino andamos

Advertencia al trabajador de su posible inclusión en la lista negra o boletín

  • El pez por la boca muere

Amable recordatorio de la importancia de la discreción en el centro de trabajo

  • El que nace para maceta, no pasa del corredor

En referencia al colaborador que lleva más de una década recibiendo el mismo salario por la misma actividad, usando la misma corbata y viviendo con la misma mujer

  • Barriga llena, corazón contento

Destaca lo valioso que es para los trabajadores el comedor industrial, los vales de despensa o la maquinita de los dulces, en su caso

  • El que no enseña no vende

Filosofía corporativa aplicada por el departamento de mercadotecnia. También suele describir a las colaboradoras de cascos ligeros

  • El que parte y comparte, se queda con la mejor parte

¿Alguien dijo reparto de utilidades?

  • Árbol que crece torcido, jamás su rama endereza

Para referirse al empleado, cuyos constantes errores hacen sospechar de un bajo IQ o de un daño cerebral irreversible

  • Como te ves me vi, como me ves te verás

Frase motivacional para becarios

  • Del tamaño del sapo es la pedrada

La perfecta justificación a las sanciones en el reglamento interior de trabajo

  • El que quiera azul celeste que le cueste

Política de escalafones (particularmente aplicable tratándose de trabajadores al servicio del Estado)

  • Hay maderas que no agarran el barniz

De la inclinación a no invertir en capacitación y adiestramiento

  • La burra no era arisca… la hicieron

Explica el enrarecimiento del clima laboral debido al último recorte de personal

La lista está incompleta porque le falta tu aportación. Te invito a explotar nuestra zona de comentarios, recuerda que camarón que se duerme… (en referencia al lector pasivo que se conforma con lo escrito por la bloguera).

El (des)prestigio del gremio

El éxito femenino en la carrera profesional no siempre es bien visto, ¿a qué se deben estas duras críticas?

Quizá el título de este post no sea del todo correcto, pero no encuentro mejor manera de hacer referencia a la fuerza de trabajo femenina. No me cabe duda, somos un gremio.

Si bien es cierto que hemos ganado mayor presencia en el mundo laboral, también debemos reconocer que el ascenso no ha sido fácil. Todavía en muchas organizaciones, se presentan políticas y actitudes contrarias a la equidad de género.

Lo más sorprendente del fenómeno es que, con frecuencia, somos las mismas mujeres las que encabezamos un movimiento contrario a nuestros intereses.

Seamos realistas. Cuando un hombre asciende, regularmente pensamos en que es consecuencia de su talentoso empeño (salvo tristísimas excepciones). Sin embargo, cuando es una chica la que obtiene la promoción, en seguida causa polémica. No faltará quien señale que la decisión carece de moral y de ética.

Las otras caras de la moneda

A pesar de que la colaboradora se gane a pulso el ascenso, la memoria corporativa no perdona. Es decir, si en la organización existe precedente de una mujer que ascendió a la mala, radio pasillo guardará el registro y lo sacará a colación en la siguiente promoción femenina.

Difícilmente se olvida que una integrante del gremio nos reste prestigio. No es para menos, la pérdida de credibilidad duele, pues pone en tela de juicio la capacidad de crecimiento profesional por méritos propios.

Por otra parte, tenemos el caso de las organizaciones que no permiten la presencia femenina en puestos de decisión, lo que se traduce en una evidente discriminación laboral.

Las razones las conocemos todos…

es que se puede embarazar y ¿quién la va a cubrir en su incapacidad?, ¿y si se casa? ¡seguro suelta la chamba!, si no puede controlar sus hormonas, ¡menos a un equipo de trabajo!

Casos que inspiran

CNNExpansión realizó el estudio Las 50 mujeres más poderosas. Dentro del especial se puede conocer la historia de ejecutivas que encabezan el poder empresarial en México.

Mientras leo el perfil de algunas de ellas y observo sus fotografías, no dejo de preguntarme ¿cómo es que su trayectoria no se ha fijado en la memoria colectiva de nuestro gremio y nuestras organizaciones?, ¿por qué dudamos de nuestra capacidad para alcanzar el éxito profesional?, ¿en qué nos basamos para criticarnos tan duramente?

Reflexión final

Desde mi perspectiva, el prestigio del gremio se construye con trabajo serio y constante. Cada vez que conozco a una mujer con una carrera congruente y limpia, me niego a pensar en el desprestigio del gremio.

¿Qué reacciones se generan en tu empresa cuando una colaboradora es promovida?, ¿la organización fomenta el crecimiento de su personal femenino?, ¿debería existir un código de ética sólo para trabajadoras?

Musas de oficina

La energía creativa puede impulsar la competitividad de tu organización. ¡Invoca a tus musas y déjalas trabajar!

Este año tu empresa ha sorteado toda clase de obstáculos. Ha sobrevivido con dignidad a la crisis financiera y a la influenza, pero no es suficiente. Ya tomaste algunas medidas (probablemente algunas no muy aplaudidas, como el último recorte), pero no es suficiente. Tu gente permanece laborando, cumpliendo lo que les pides, pero tampoco es suficiente.

Quieres más… deseas sobresalir, tener una posición privilegiada en el mercado, dar un mejor servicio y generar más ingresos.

Existen muchas estrategias para sobresalir, pero hoy escribiré sólo de una que me parece fundamental.

Acciones con valor agregado

Desde mi perspectiva, la inspiración y la energía creativa, pueden impulsarte a lograrlo todo.

Se trata de que tus acciones lleven un valor agregado. Que cada una de tus decisiones, genere un beneficio para la compañía y quienes la integran.

En definitiva, estamos halando de una actitud innovadora en tu trabajo.

Y ¿cómo lograrlo?

Aquí algunas sugerencias para que las musas te acompañen:

  • predicar con el ejemplo. El líder debe ser el primero en mostrarse creativo, proponiendo soluciones y tomando decisiones inteligentes. El verdadero líder no es un espectador
  • cambiar el enfoque. Seguramente habrá quien cometa errores en el camino, no lo magnifiques. Es preferible obtener un aprendizaje de cada experiencia y volverlo a intentar
  • trabajar en equipo. Las musas pueden aparecer en soledad, pero la conjunción de mentes creadoras seguramente te ofrecerán mejores resultados
  • romper las reglas. No sigas los estándares del pasado, sólo porque siempre lo has hecho así. Atrévete a buscar nuevos procesos de producción y prueba alternativas para el trato con clientes y proveedores
  • buscar soluciones. Evita ver un problema para cada solución, la intención es ofrecer respuestas a los retos que enfrenta tu organización. Los contratiempos son un llamado a trabajar con más fuerza y precisión
  • laborar en lo importante. A veces es mejor dejar lo urgente de lado y enfocarse en cuestiones de fondo. Quienes trabajan sólo en bomberazos, llegan a perderse, no olvides a dónde quieres llevar a tu corporación
  • motivar a tu gente. Es básico, porque sólo los colaboradores que se sienten parte importante de la compañía, tendrán el ánimo de aportar ideas. Puedes, por ejemplo, premiar las iniciativas que resulten viables (sobre esta propuesta, te recomiendo leer ¡Pregúntame patrón!)
  • escuchar. Esto es, no sólo los altos directivos tienen algo que aportar, seguramente muchos de tus empleados podrían decirte cómo mejorar. Establece canales de comunicación claros y abiertos con ellos
  • proteger la salud física y mental de tu capital humano (empezando por ti). Es mucho más fácil que te conduzcas con creatividad si te encuentras sano y descansado. Un colaborador enfermo o estresado puede cumplir sus tareas, pero no estará en condiciones de explotar su creatividad. Cuida y revisa constantemente aspectos de seguridad y salud en el empleo
  • crear el ambiente. Aquí no importa el tamaño de tu empresa ni su ubicación, lo indispensable es que el medio permita a tu personal concentrarse y trabajar en armonía. Definitivamente, un ambiente de trabajo hostil no genera creatividad. Evita hostilidades y chismes, une esfuerzos con apertura y comunicación, evita rompimientos
  • guiar a los demás. Si trabajas con inspiración, serás un buen lazarillo para los que se pierdan en la rutina laboral. De hecho, te convertirás en un factor de cambio indispensable para tu organización

Actualmente, las empresas sobresalen cuando intentan acciones innovadoras y permiten que la creatividad las oriente.

Te invito a que nos compartas ¿dónde están tus musas de oficina?, ¿qué te inspira?, ¿estás motivando a tus colaboradores para que aprovechen su energía creativa?, ¿es tu ambiente laboral un sitio propicio para ello?

Mientras lo haces, yo buscaré a mi musas laborales, quiero llevarlas a la próxima junta editorial.

Lo que no debes decirle a tus empleados

Relación de expresiones que los líderes de un equipo debieran mantener bien guardadas en un cajón

En Lo que no debes decirle al jefe nos divertimos con las frases que jamás debieran llegar oídos de nuestro superior.

Con el ánimo de tener una perspectiva completa de este ejercicio, ahora veamos la escena desde la óptica del empleador. La historia sería más o menos así:

Son las nueve de la mañana y estás iniciando la jornada del viernes. Anoche tuviste una fuerte discusión con tu esposa y todavía estás enojado. Quisieras servirte un café, pero la gastritis te recuerda que debes buscar otra opción.

Prendes tu “lap” y aparece el recordatorio de la junta con “los gringos”. Tu reporte está listo, ayer sólo le faltaba el vistazo final de tu asistente…. tu mano derecha.

Lo buscas, pero lo único que encuentras es un post-it en el que se lee:

Jefe: no encontré el archivo, creo que se borró. Pero no se preocupe, mañana llego tempranito para buscarlo. Saludos cordiales.

La frase sale espontáneamente de tu acongojado corazón patronal:

– ¿Se borró???… ¿llego tempranito??? … ¿así o más incompetente???*

*la frase ha sido matizada

No lo has notado, pero tu asistente está de pie junto a ti. Encontró el archivo en su USB, lo revisó en casa y trae copias de la versión final para ti y todos los gringos.

¡Ops! Trágame tierra…

Las expresiones de frustración y enojo pueden carecer de veracidad. Sin embargo, desmotivarán hasta al más fuerte de tus colaboradores.

Seguramente ofrecerás una disculpa y compensarás de alguna manera al afectado, pero si tu expresión fue muy dura, si agrediste la dignidad del colaborador, no hay mucho que hacer.

En todo caso, el incidente puede servir de pretexto para revisar el vínculo con las personas a tu cargo. No perdamos de vista que la comunicación es perfectible. Lo cierto es que existen ciertas frases que, aunque estén justificadas y tu alma te pida liberar, debes guardarte.

En boca cerrada…

Algunas expresiones a las que me refiero son:

  • lo bueno es que ya tengo a tu reemplazo
  • ¿y dónde dices que estudiaste, licenciado?
  • ¡n’ombre… si nada más tienes la cara!
  • si tú no entiendes, yo menos
  • ¿a poco te creíste lo de las horas extra?

Terminemos nuevamente con la parte divertida. Complementa este listado con las frases que jamás dirías en presencia de tus colaboradores.

¡Llegamos a la primera centena!

Este es el post 100 de Sólo personal autorizado. Muchas gracias por seguir leyendo y comentando. ¡Vamos por los siguientes 100!

Lo que no debes decirle al jefe

Subject: revisa nuevamente mi reporte

Son las nueve de la mañana y estás iniciando la jornada del viernes. La trasnochada te dejó de malas y el tráfico se encargó de aumentar tu incomodidad. Te sirves un café, tratando de aminorar el ayuno y ese fastidioso dolor de cabeza.

Prendes tu ’compu’ para revisar el correo y empiezas a leer el último mail de tu jefe. Pide que revises nuevamente el informe que presentará por la tarde (es la tercera vez que lo solicita).

La frase sale espontáneamente de tu acongojado corazón proletario:

-¿Oooootra vez? ¡Ya me tiene harto!-

No lo has notado, pero el autor del correo está de pie junto a ti.

.

¡Ops! ¿y ahora quién podrá defenderte?

Es un hecho, tu desliz de honestidad provocará reacciones.

En el mejor de los casos (y si tu empleador es objetivo) podría ser motivo para tener una reunión y revisar procedimientos. En el mejor-mejor de los casos, platicarán de cómo hacerte sentir bien en el trabajo y del manejo de tu estrés (seguramente, te recomendará dejar de fumar).

En el peor de los casos gritará mucho más fuerte que tú, exigiendo que hagas la revisión rápido y de buen modo. En el peor-peor de los casos, podrá amenazar con levantar un acta administrativa por desobediencia, si te niegas a hacer la revisión.

Lo cierto es que existen ciertas frases que, aunque estén justificadas y tu alma te pida liberar, debes guardarte.

.

En boca cerrada…

Aquí un breve listado de las expresiones a las que me refiero:

  • ¿de verdad crees que eso va a funcionar?
  • ¡si supieras que le estoy coqueteando a la competencia!
  • ¿en qué estabas pensando?
  • debo de empezar a buscar otro trabajo
  • ¡que mal chiste!
  • estoy aburrido, llevo días sin hacer algo
  • ¿y quién se supone que va a hacer esto?
  • últimamente cualquiera es jefe
  • y  eso que no sabes que estoy embarazada

.

Terminemos este post con la parte divertida. Complementa este listado con las frases que jamás dirías en presencia de tu empleador. ¡Seguramente tienes mucho que aportar!

No permitas que tu personal desafine

Los equipos de trabajo con alto desempeño, pueden sonar tan bien como una orquesta de cámara

¿Te imaginas si tu empresa fuera una orquesta?, ¿cómo sonaría?, ¿sería armónica?, ¿tendrías a un buen director?, ¿qué pieza estarían tocando en este momento?, ¿le gustaría al público su actuación?

Esta semana platiqué con Carlos Magaña, socio fundador de la firma de consultoría Prodefacthum. La charla me recordó lo factible que es vincular el arte con la administración de recursos humanos (una propuesta similar es la de Loida Ramos, que puedes leer en el post Cultívate y serás más productivo).

Este consultor explica el funcionamiento de los equipos del alto desempeño como si se tratara de una orquesta.

Desempeño = Resultados con valor agregado

Don Carlos asegura que el desempeño debe entenderse como resultados con valor agregado. En este sentido:

  • sólo se puede ser competente incrementando el valor de nuestros logros al mismo tiempo que reducimos la energía que dedicamos a la tarea
  • los conocimientos, capacidad y motivación, sino se acompañan de logros, son bajos desempeños
  • una deficiencia en la efectividad, siempre tiene como causa inmediata una deficiencia en los conocimientos, capacidad y motivos

El desempeño es un tema de diseño, no de echarle ganas.

¿Qué distingue a un equipo de alto desempeño?

Estos equipos, afirma mi entrevistado, tienen un objetivo en común y lo alcanzan con una visión del trabajo global. Es decir, procuran enfocarse en el cliente y en procesos clave y completos.

Para implementar un equipo de alto desempeño, la corporación debe generar aprendizaje organizacional y personal, además de instrumentar acciones para que el equipo sea capaz de auto administrarse e incorporar mejoras que lo fortalezcan.

La empresa con equipos-orquesta

¿Sabes de qué beneficios te pierdes si tu empresa no funciona con equipos de alto desempeño? Básicamente dejarás de obtener:

  • mejoras en el desempeño de la corporación, traducidas en mayor productividad y calidad
  • el valor generado por estos equipos y su adecuada protección
  • empleados que trabajen en función de procesos claves completos y para clientes internos o externos, fomentando en ellos una visión global del trabajo
  • retroalimentación para perfeccionar el ambiente social en la empresa, incrementando la motivación y satisfacción de los colaboradores


Desempeño organizacional en concierto

Si el tema te resultó interesante, puedes aprender aún más en la conferencia-concierto que darán Don Carlos Magaña y el Ensamble Ludere. Aquí el programa:

I. Cómo suena su empresa
Primer movimiento. Presto
II. Prerrequisitos para el trabajo en equipo
Segundo movimiento. Allegro
III. El Desempeño
Tercer movimiento. Presto
IV. Factores que generan el alto desempeño
Cuarto movimiento. Allegro Molto

La cita es el próximo 25 de junio a las 19.30 horas en el Hotel Marquis Reforma de la Ciudad de México.

Diseña tu orquesta

Pensando en que pudieras diseñar tu propia orquesta, ¿cómo sería? A mí me encantaría tocar el chelo y estar bien cerquita del director, ¿y a ti?