La influenza del patrón

Algunas recomendaciones para el manejo del personal frente a la contingencia sanitaria

Más que referirme al eventual caso de un patrón infectado, pretendo reflexionar contigo sobre las acciones que debieran tomar los líderes empresariales ante la epidemia que nos afecta.

Sin pánico, pero con firmeza

El objetivo de la organización frente a la inestabilidad, debiera ser dar tranquilidad a su gente. Recordemos que la compañía es, de alguna manera, un segundo hogar y por lo tanto, sería deseable que se convirtiera en un espacio seguro.
En este sentido, convendría que desarrollaras un plan de acción en beneficio de tu gente. Desde mi óptica, la estrategia debiera de integrarse de las siguientes acciones:

  • Informar. A pesar de que la población está empapada de los datos transmitidos por los medios de comunicación (y en muchos casos, por los rumores), es importante que la organización emita un comunicado oficial. De esta manera, mandarás un claro mensaje del interés que tiene la compañía en proteger a su personal.

El comunicado debe ser breve. No reiteres lo que ya es sabido y no generes pánico, simplemente explica la forma en que funcionará la organización en los siguientes días.

  • Identificar riesgos. Para ello, es conveniente que revises el estado de salud de tu personal. Si cuentas con servicio médico, pídele al titular que diseñe un cuestionario para repartirlo a la brevedad y que revise personalmente a quienes presenten sintomatología.
  • Prevenir. No lo dudes, si algún trabajador manifiesta estar enfermo, permite que acuda al centro de salud para recibir atención.

Esta medida puede prestarse a abusos de colaboradores que se finjan enfermos, por lo cual el comunicado corporativo deberá advertir de las sanciones aplicables en tales supuestos.
También es bueno tomar otras medidas de prevención como: mayor cuidado en la higiene de zonas comunes (particularmente en comedores y baños), apagar el aire acondicionado, proporcionar cubre bocas (en especial en el área de atención a clientes) y facilitar alcohol o desinfectante para las manos.

  • Tolerar. Algunos colaboradores tendrán que ausentarse o bien, llevar a sus hijos a la oficina (lo cual, tampoco resulta conveniente). En estos casos, la sugerencia es permitir que esos empleados trabajen desde casa o bien, que acudan en horarios extraordinarios a la empresa.

Sobre la tolerancia a los niños en la oficina, te sugiero revisar mi post Herodes no vino a trabajar.

Como habrás observado, se trata de acciones sencillas pero de gran impacto en tu personal. Es el momento perfecto para que la organización demuestre su calidad humana.

¿La influenza del patrón o la influencia del patrón?

Si bien las autoridades, están acudiendo a la sensibilidad y sentido común de los patrones, pienso que la situación nos exige ser mucho más participativos.
Estoy convencida de que lo único que no es válido en este escenario es la indiferencia empresarial.

¿Qué otras medidas consideras que deberían tomarse al interior de las corporaciones?, ¿de qué manera se han comportado los líderes de tu organización? Y finalmente, ¿sería válido calificar a la influenza como una enfermedad profesional si se prueba que el contagio ocurrió en el centro de trabajo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s