Defiéndete con todas las de la ley

Una vez que conoces tus derechos, es importante defenderlos en la instancia que te corresponde. Aquí unos consejos

En el post ¿Estás seguro de que eres freelance?, analicé el tipo de relación en la que puedes estar prestando tus servicios.
Posteriormente en Defiéndete conociendo tus derechos, comentamos las prerrogativas que le corresponden al trabajador y al profesionista independiente.
Lo cierto, es que para defenderte no basta con conocer tus derechos, también es necesario ubicar a las autoridades ante las cuales exigir lo tuyo.
Revisemos brevemente tus opciones:

Para los independientes

Si eres profesionista independiente y laboras bajo la modalidad de freelance:

  • habrá que estudiar el contrato que firmaste para la prestación de tus servicios (es altamente recomendable no establecer acuerdos verbales, porque derivan en malos entendidos y por ende, en abusos).

En el texto de tu contrato deben aparecer todas las condiciones que rigen la relación con tu cliente.
Si alguno de los contratantes no cumple con lo pactado (por ejemplo, falta de pago en el monto, lugar y/o fecha acordados), puedes demandarlo por incumplimiento de contrato.

  • es importante que el contrato contenga la llamada pena convencional. Se trata de una especie de sanción para el que deje de cumplir. Regularmente se fija en un porcentaje sobre el valor del negocio, es decir, sobre el total de los honorarios.
  • también puedes demandar por los daños y perjuicios que te cause el incumplimiento. Considera que el daño es el menoscabo en tu patrimonio (por ejemplo, lo que invertiste en la prestación de los servicios) y el perjuicio es el ingreso que dejaste de obtener.
  • estas acciones se hacen valer en los tribunales civiles y necesitarás un abogado que te represente.

Si no tienes recursos para pagarlo, te sugiero acudir a los bufetes jurídicos gratuitos que ofrecen las Facultades de Derecho de Universidades como la UNAM y la Panamericana.

Para los subordinados

Si te desempeñas como trabajador y tienes algún conflicto con tu patrón, revisa en la Ley Federal del Trabajo (artículo 132) y en tu contrato laboral (si lo tienes) las obligaciones que le corresponden a tu empleador. Si ubicas algún incumplimiento, puedes:

El trámite lo puedes hacer personalmente y no tienen ningún costo. También puedes hacerlo a través de un representante legal, pero te sugiero que te cerciores de que sea una persona ética y con experiencia en el ramo, pues es muy frecuente que los coyotes traten de ayudarte y terminen estafándote, o bien

  • intentar la conciliación con tu patrón ante la Procuraduría de la Defensa del Trabajo. Se trata de una autoridad laboral, entre cuyas facultades se encuentra precisamente proponer soluciones amistosas para dirimir las controversias entre patrones y trabajadores.

La solicitud de conciliación es gratuita, acudiendo a la oficina que te corresponda

¡Evita llegar a tribunales!

Seguramente, no en todos los casos, será necesario que llegues al proceso legal, antes considera:

Espero que con esta serie de posts, sea más sencillo defenderte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s