¡Todos para uno y uno para todos!

¿Te imaginas un evento en el que no se programen expositores y que la propuesta sea que todos pueden participar?

En primera instancia, mi prejuiciosa mente jurídica concluyó que aquello sería un desastre. Tuve que retractarme, pues el BarCamp (organizado por Tequila Valley) resultó no sólo ordenado, sino particularmente enriquecedor.

Para quienes no somos tecnólogos, este tipo de reuniones resultan sorprendentes desde su denominación (de primera instancia, pensé que me estaban invitando a una cata de tequilas en Jalisco). Afortunadamente alguien se dio a la tarea de explicarme que Tequila Valley es un grupo de emprendedores que ha formado una comunidad multinacional y multidisciplinaria interesados en tecnología (espero haberlo resumido bien).

La bondad de la reunión anual, a la que se le conoce en este círculo virtuoso como BarCamp, es que se contacta a quienes están normalmente atrás del monitor y eso permite establecer relaciones de trabajo, amistad y colaboración en todo sentido.

Mauricio Pastrana, uno de los organizadores, lo define diciendo: “… el Bar Camp es un congreso donde los asistentes comparten e intercambian conocimientos de software libre, desarrollo, lenguajes, programación, diseño, emprendimiento web, medios digitales y otros temas…”

No salgo de mi asombro. El ciclo de desconferencias me dejó un buen sabor de boca y me traje una gran lección: es tiempo de unir esfuerzos.

Mucho se escribe en estos días de la crisis y sus posibles soluciones. A mi me parece que los chicos del Tequila Valley lo tienen muy claro. La única manera de seguir trabajando, creando y desarrollando sueños es el trabajo en equipo.

En ese sentido, el tema me interesa muchísimo, pues uno de los grandes problemas en materia laboral es la carencia de este sentido de comunidad. No se trata de compartir una jornada y una rutina de trabajo, se trata de sumar o más que eso, de multiplicar conocimientos y experiencias para aterrizar aquellos sueños que nos permitan construir una mejor sociedad para todos.

Después de esta experiencia geek, me siento obligada a proponerte que reflexionemos sobre el tema:

¿cómo trabajas en tu organización?, ¿existe una sola cabeza para la toma de decisiones?, ¿qué has hecho para aportar nuevos esquemas?, ¿por qué no nos atrevemos a participar en equipos multidisciplinarios?, ¿llegará el momento en el que se aisle no logre sobrevivir?

Aún tengo mucho que aprender de los tecnólogos, pero esta primera incursión en sus territorios será difícil de olvidar. ¡Nos vemos en el próximo BarCamp!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s