Herodes no vino a trabajar

Las vacaciones son una bendición. Sobretodo por el hecho de que el tráfico se reduce a la mitad y puedes transitar con un poco más de ligereza por esta ciudad.

Sin embargo, también se traducen en el riesgo de que algunos de tus compañeros de trabajo lleguen con visitas inesperadas a la empresa.

Los niños son encantadores, es cierto. ¿Cómo negarle una sonrisa a ese pequeñín que corre dando de gritos por el pasillo?

niñoconjuguetedt (CNN Expansión)

Lo entiendo. En ocasiones no hay otra opción, la mayoría de las empresas no ofrecen el servicio de guardería. Es más, yo misma recuerdo haber visitado a mi Papá en tiempo de vacaciones y un día terminé con los dedos atorados en una máquina de escribir.

Más allá de reprobar la decisión de los afligidos padres trabajadores. Creo que un poco de empatía y las siguientes recomendaciones prácticas pueden ayudar:

  • guarda todo aquello que consideres importante. No dejes a la mano el reporte que entregarás mañana, alguien podría darle el toque final con unas crayolas
  • no descuides tus efectos personales (tu USB podría terminar dentro de una lonchera de kitty)
  • evita dejar al alcance herramientas de trabajo peligrosas, y
  • finalmente, tómalo con filosofía. Usa tus audífonos y trata de concentrarte en lo tuyo.

Mientras Herodes no forme parte de tu planta laboral, deberás hacer uso de tu capacidad de adaptación. Al final del día, podría ser divertido. Sobretodo cuando el chiquillo te pregunte por qué no te has casado o por qué te sale pelo de la nariz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s