Archivo de la categoría: búsqueda de empleo

Tres centímetros ¿hacen la diferencia?

Los requisitos para acceder a un empleo deben justificarse, de otra manera se convierten en discriminación

Mido 1.63 de estatura. Para algunos, como mi altísimo hermano menor, la medida es sinónimo de enanismo. Mientras que para otros, cuya identidad me reservo, se traduce en una altura destacable.

Lo cierto es que para mí, nunca ha sido un factor clave en la búsqueda de empleo.

Esta semana leí una nota en El Universal sobre La chica que por 3cm fue rechazada del SAT.
Desconozco la veracidad de la historia, pero sí me parece buen pretexto para reflexionar contigo sobre la discriminación vs. selección de personal.

Lo que se dijo en los medios

Cuenta el rotativo que una mujer aplicó para oficial de comercio exterior ante  el SAT. La dependencia especificó dentro de los requisitos, que la estatura mínima para las aspirantes es de 1.60 metros.

Nuestra protagonista llega al 1.57 y al negársele el empleo, se sintió discriminada… el resto es historia.

¿Fue realmente discriminación?

Para analizar objetivamente lo sucedido, pienso que debemos partir de preguntarnos ¿por qué el SAT exige determinada altura mínima a los candidatos a oficiales de comercio exterior?
Aquí dos argumentos que me parecen fundamentales para entenderlo:

  • un oficial de comercio exterior se encarga, entre otras cosas, de supervisar y apoyar a los agentes aduanales. Es un empleado encargado de la seguridad interna y por lo tanto, se encuentra en constante movimiento. Básicamente se trata de un puesto en el que la capacidad física y el rendimiento es elemental, por lo cual resulta deseable tener una estatura mínima
  • es un funcionario expuesto al peligro, de hecho, trabajan armados y las personas de baja estatura son blanco fácil para los tiradores

Mi conclusión es muy simple: si el requisito para ocupar la vacante se justifica por la naturaleza de la actividad, se trata de selección de personal. Mientras que si la exigencia se antoja caprichosa, por su falta de relación con las particularidades del puesto, es discriminación laboral.

Apunte final

Las empresas y las dependencias de gobierno gozan de libertad en la  contratación de personal. Para ejercer este derecho, los patrones pueden escoger a quién contratar, es decir, no existe obligación jurídica de contratar al que simplemente se presente a solicitar empleo. Por ello, pienso que una actitud selectiva no siempre se traduce en discriminación.

Tú turno

  • ¿crees que el caso descrito en la nota de El Universal sea de discriminación laboral?
  • ¿en qué momento la selección de personal se torna discriminatoria?
  • ¿te has sentido discriminado en la búsqueda de empleo?, ¿por qué?, ¿qué hiciste al respecto?
  • ¿qué criterios aplicarías en la búsqueda de personal para tu organización?

Currículum ¿o infomercial?

La búsqueda de empleo es cada día más competitiva,  ¿cómo distinguirse en este peliagudo mercado?

Expertos en la materia, aseguran que la mercadotecnia puede aplicarse tanto a productos como a personas. En este último supuesto, se trata del llamado personal branding (sobre el tema, mi compañera Verónica Galán escribió ¡Reinvéntate!, conviértete en una marca personal).

Para Omar Jasso, consultor de personal branding, se trata de:

… la modificación de varios aspectos de tu persona. Ayuda a la configuración de tu identidad de una forma clara y consiente para influir en las percepciones, sentimientos y creencias que generas a las demás personas….

Se dice que el desarrollo de una marca personal te posiciona mejor en la búsqueda de empleo.

.

¡Llame yaaaaaa!

Mi inquietud sobre el tema es, ¿dónde están los límites del  personal branding? Cuando se trata vender, es fácil caer en las exageraciones y lo mismo sucede con el currículum. Regularmente se traducen en un infomercial, es decir, una descripción de las bondades del candidato, pero ¿no sería conveniente encontrar también una lista de sus puntos débiles?
Imagina que el documento que incluya un apartado como este:

Debilidades

Al licenciado Fernández le disgusta de sobremanera que lo llamen “Rodri”, que le griten injustificadamente y que lo convoquen a juntas en las que no tiene nada que ver.
Lo pone de malas que le asignen tareas fuera de su jornada de trabajo. Igualmente le enoja tener que sacar sus propias copias.
Es exageradamente comunicativo (por no decir chismoso) y es el último en irse de las fiestas de fin de año.

¿Cómo usar entonces el personal branding en el currículum?, ¿cuál dirías que es el límite para venderte como un buen candidato?, ¿serías capaz de incluir tus debilidades?

Para leer más sobre este tema, puedes leer el blog de Omar Jasso, así como la nota 4 secretos para obtener empleo