Archivo mensual: mayo 2009

¡Pregúntame patrón!

¿Quieres mejorar los procesos en tu empresa y ahorrar? Escucha a tu gente, ellos pueden tener la solución

¿Por qué escuchar a tus empleados? La mayoría de las empresas tienen procesos que mejorar, pero todas desean ahorrar. ¿No es absurdo buscar alternativas fuera de casa?
Aunque el objetivo sea ahorrar, la organización terminará cubriendo una iguala al asesor externo que la aconseje. Si la estrategia es efectiva, el desembolso podría convertirse en inversión, en caso contrario, se traducirá en un gasto más para el patrón.
Los empresarios que se han arriesgado a buscar soluciones en su gente, han obtenido buenos resultados.

¡Pregúntame patrón!

CNN Expansión publicó la nota Súper Empresas lanzan SOS a empleados, como parte de su especial Súper Empresas 2009.
Una buena parte de estas organizaciones han obtenido ahorros importantes, implementando las ideas que recibieron de sus propios empleados.
La iniciativa no suena descabellada: los trabajadores conocen las entrañas de tu organización y seguramente saben en qué está fallando.
Quizá no todos estarán dispuestos a darte ideas, pues muchos podrían poner en riesgo su propio trabajo. Sin embargo, una estrategia viable es motivarlos a exponer sus propuestas a cambio de un incentivo (garantizando además la reubicación de los expositores en su caso). Novartis, por ejemplo, ofrece prorratear 5% del millón de dólares de ahorro que logren este 2009 con los autores de las ideas.
Si aún te conservas escéptico sobre la eficacia de esta política, aquí dos experiencias citadas en CNN Expansión:

  • … la farmacéutica Novartis… prestó atención a 13 ideas de sus empleados, que ya le representan ahorros por 250,000 dólares, y tiene la meta de recibir propuestas para alcanzar ahorros por 1 millón de dólares a finales de 2009
  • … Grupo Martí… recibió 280 propuestas de ahorro y mejora de procesos… Tan sólo con seis de ellas estará logrando ahorros netos por 7 MDP al año

Por si todo esto fuera poco, preguntarle a tu gente los hará sentirse parte importante de la organización. Este hecho, lo identificará con los valores y misión corporativos.
Entonces… ¿te arriesgas a recibir las propuestas de tu personal?, ¿qué estarías dispuesto a ofrecer para que los trabajadores participen? Si tu empresa te pidiera ayuda para disminuir sus costos, ¿te involucrarías?

Hipocondriacos ¡no lean este post!

La falta de prudencia en cualquier área de tu vida trae consecuencias físicas y psicológicas. El trabajo no es la excepción

¿Te duele la cabeza?, ¿tu gastritis está cada vez peor?, ¿no aguantas la espalda?, ¿te sientes presionado o agotado?

Es probable que la causa de tus males físicos y psicológicos esté en el trabajo.

Una actividad laboral exagerada puede producir graves afecciones en el trabajador. Aquí una lista de los síndromes que te conviene conocer.

Hipocondriacos, abstenerse de leer

1. Bergerac: síndrome de baja autoestima del trabajador
Este padecimiento alude al personaje, cuya nariz (tan grande como su talento) le obligó a ceder sus dotes poéticas a otro más audaz en el arte de la conquista femenina.
Se trata de trabajadores talentosos, cuya baja autoestima les impide proponer sus ideas. Mantienen un perfil bajo, lo que a la larga produce frustración.

2. Estocolmo laboral
El síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de un secuestro, desarrolla una relación de complicidad o enamoramiento con su secuestrador.
En el ámbito laboral, se trata de colaboradores que se identifican emocionalmente con empresas que les ofrecen condiciones inadecuadas de trabajo, maltrato psicológico e incluso físico. Prefieren mantener ese estado de angustia y opresión, que buscar otro empleo.

3. El Síndrome de Münchausen
Se refiere a colaboradores que intencionadamente simulan enfermedades y fabrican falsas evidencias, con el objetivo de que les sean practicados tratamientos médicos o quirúrgicos innecesarios. Es un trastorno psicológico provocado por la resistencia a asistir al trabajo.

4. Burn Out o síndrome de desgaste profesional
Es la consecuencia directa de un estrés crónico. Se manifiesta con la sensación de cansancio emocional y baja debido a una profunda desmotivación. En otras palabras, el trabajador está “quemado”… no puede más.

5. Karioshi: trabajar hasta la muerte
Mal laboral que termina con la vida del colaborador, provocado por una hemorragia cerebral y/o trombosis debido al exceso de trabajo. Aunque su origen es japonés, se estima que cobra alrededor de 20,000 vidas al año en todo el mundo.

6. Síndrome de fatiga informativa (tecnoestrés)
Tiene dos vertientes:
-    cuando se tiene dificultad de adaptarse al uso de nuevas tecnologías en el trabajo, y
-    cuando se tiene mucha facilidad de adaptarse a la nueva tecnología, por lo que se le dedica mucho tiempo a los medios electrónicos, descuidando las responsabilidades laborales
En ambos casos, se sufre estrés, lo que resta productividad.

Si crees estar sufriendo alguno de estos síndromes, es momento de buscar ayuda profesional. Para obtener más información sobre estos padecimientos, te sugiero visitar nuestro portal salud empresarial.

¿Conoces algún otro padecimiento ligado a la actividad profesional?, ¿te has sentido afectado por alguna de estas anomalías?, ¿estás recibiendo tratamiento?, ¿sabes de a alguien que las padezca?

Ferias virtuales ¿la mejor opción?

La búsqueda de empleo en la red es una realidad, ¿será que ésta variante destierre a los medios “tradicionales” de selección de personal?

Esta semana se inauguró la cuarta edición de Expobumeran. Se trata de una expo on line de empleo, que hoy (20 de mayo de 2009) ya está cerca de los 130 mil visitantes.
Dadas las condiciones actuales, esta feria virtual resulta atractiva para muchos. Las ventajas para empresas y candidatos son evidentes, el proceso de selección de personal se hace más rápido y accesible.
Sin embargo, casi para todos los casos, llegará el momento en que empresas y candidatos tengan que verse frente a frente… ¡y que Dios nos agarre confesados!

Virtualmente despersonalizado

Me preocupa pensar que este irremediable encuentro dé al traste con las ventajas proporcionadas por una preselección de personal en su modalidad virtual.
Es decir, tanto para empresas como para candidatos, la búsqueda virtual es cómoda, pero también puede crear falsas expectativas.
¿Cómo saber que el candidato no ha exagerado sus cualidades y experiencia? o bien ¿cómo reconocer a la empresa que está verdaderamente interesada en ti?
Lo virtual es práctico, rápido, ligero… pero también despersonalizado: ¿eres capaz de saber cuando alguien te está mintiendo en el chat o en un correo electrónico?
Desde mi perspectiva, las ferias virtuales debieran tomarse como una opción más de búsqueda de empleo, pero no como la única o la más rentable. De hecho, pienso que sería un error (para empleadores y trabajadores) descartar el uso de los medios “tradicionales”.
La mayoría de los empleos aún se consigue a través de vínculos personales y profesionales, consultoras de recursos humanos y ferias presenciales.

¡Qué tiempos aquéllos!

Estoy segura de que en un futuro cercano, la búsqueda de empleo y selección de personal se realizarán virtualmente con éxito total.
Me imagino que la entrega del CV se hará por correo electrónico. En seguida, los responsables del área de recursos humanos, verificarán el perfil del candidato en redes sociales (quizá no lo admitan, pero lo seguirán muy de cerca en twitter).
Pasado este primer filtro, se agendará una cita a través de skype para la video conferencia que reunirá al candidato con un ejecutivo de la empresa. Posteriormente, nuestro héroe resolverá las pruebas técnicas y psicológicas en el sitio corporativo y en seguida recibirá sus resultados.
Si la contratación se realiza, el anuncio se reproducirá en el boletín electrónico de la corporación. El flamante colaborador empezará a trabajar para la organización el siguiente lunes desde su casa.
Los tiempos en los que había que hacer antesala para la primera entrevista de trabajo serán recordados con nostalgia. ¡Qué tiempos aquéllos!

¿Has recurrido a las ferias virtuales?, ¿cómo ha sido tu experiencia?, ¿cuál es la mejor manera de seleccionar a tu personal en este momento?

¿Qué harás en tu cumpleaños 90?

La organización que llegó a este aniversario, lo conmemora invitándonos a reflexionar sobre la justicia social en el mundo

No acostumbro festejar mi cumpleaños. Prefiero tomarlo como pretexto para evaluar mis logros y retos. A veces es fundamental hacer estas pausas en el camino… sólo así los proyectos personales y profesionales vuelven a tener sentido.

Algo parecido ocurrió con el noventa aniversario de la Organización Internacional del Trabajo. Más que festejar, este año la OIT nos invita a reflexionar en torno a su lucha por la justicia social.
Si llego a los 90, me gustaría hacer algo parecido a esto:

Noventa años de la OIT

Me quedo con una breve reflexión: …el empleo es sinónimo de paz… permite sostener a las familias y mejorar la vida de los trabajadores, es parte de la dignidad humana. La OIT tiene la virtud de buscar soluciones que integren a los actores de la economía en la búsqueda del desarrollo sustentable para todas las regiones…

¿Y tú? ¿cómo festejarás tu cumpleaños 90?

¡Odio trabajar desde casa!

Los últimos días, muchos nos vimos obligados a trabajar a distancia. Probablemente no sea la última vez que esto nos ocurra

La semana pasada, una colega me llamó indignadísima diciendo que su compañía telefónica no le había instalado el servicio de Internet que contrató desde el mes pasado. Su molestia se incrementó porque, le pidieron que trabajara a distancia durante los días de contingencia sanitaria. Finalmente, se refugió en casa de sus padres para poder laborar, aunque ello implicara aguantar los ladridos de dos perros locos que cuidan el lugar.

En pleno arraigo domiciliario, otra amiga me contactó furiosa porque no podía abrir un archivo que su jefa le había dejado en Google docs. Además, su novio la estaba presionando para que terminara rápido el trabajo y lo dejara usar la computadora.

Yo no odio trabajar desde casa, de hecho, me resulta muy cómodo. Puedo olvidarme de la compostura e invocar plácidamente a mis musas. Sin embargo, las amargas experiencias que te comparto me llevaron a reflexionar un poco sobre el asunto.

.

Preguntándole al experto

Esta mañana (11 de mayo de 2009) acudí al Tec de Monterrey, Campus Santa Fe, para entrevistar al Dr. Ignacio González Sánchez de la División de Negocios.

En salud empresarial publicaremos una reseña detallada de nuestra charla. A manera de adelanto, te comparto sólo uno de los puntos más relevantes del encuentro.

.

¿Casa-oficina = Calidad de vida?

Una de las grandes ventajas del trabajo a distancia, es que le permite al empleado equilibrar los tiempos que le dedica a la profesión y a la familia.

El Dr. González explica que la calidad de vida de las personas, es el bienestar que le generan tres aspectos: ingreso, esperanza de vida y escolaridad.

No todos los trabajadores llegan a equilibrar su vida cuando dejan de asistir a la oficina. Tenemos el caso del que se distrae con labores domésticas dejando de asistir las tareas profesionales o aquél que no es capaz de respetar un horario de trabajo, quedándose en la computadora todo el tiempo (un irremediable workaholic).

Si deseas trabajar a distancia con éxito, necesitarás disciplinarte para definir tus intereses personales, familiares y profesionales. La búsqueda del equilibrio, como todo en la vida, es fundamental para rendir resultados.

Quizá mis amigas debieron de buscar otros sitios para trabajar, a veces la casa no es el mejor lugar para hacerlo.

¿Cómo fue tu experiencia en estos días de teletrabajo obligado? ¿realmente disfrutas trabajando bajo esta modalidad? Si pudieras elegir ¿trabajarías fuera de la oficina? ¿por qué?

Un agradecimiento a Erika Rivera, Coordinadora de las materias Laboral y Seguridad Social de IDC Seguridad Social de IDC por haberme invitado a participar en la entrevista al Dr. González.

El trabajo en los tiempos de influenza

Las autoridades sanitarias y del trabajo hacen sugerencias de acciones a implementar en los centros de trabajo, ¿serán viables?

CNN Expansión publicó la nota Las medidas anti influenza en el trabajo, en relación con las acciones dictadas por la Secretaría de Salud para garantizar la salud de los empleados y patrones. A esto se conjunta, que la Secretaría del Trabajo difundió la Guía para los Centros de Trabajo ante la Emergencia de Influenza, elaborada con el apoyo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Ambos organismos han determinado la forma en la que se “sugiere” trabajar en adelante. Sin duda, lo que pretenden es crear una nueva cultura de seguridad e higiene en los centros de trabajo.
Aquí algunos ejemplos de estas medidas:

  • mantener una distancia de 2.25 metros para platicar
  • evitar compartir artículos de oficina como plumas, lápices, marcadores, CD, USB, etc. y en caso necesario, lavarse las manos después del contacto
  • no usar corbata, porque actúa como un reservorio de microorganismos
  • ventilar todas las áreas de trabajo, abriendo ventanas y permitiendo la entrada del sol
  • garantizar la disponibilidad de contenedores rígidos de basura con bolsa de plástico y tapa en todas las áreas
  • cubrir con manteles de tela las mesas y escritorios de trabajo. Lavar y cambiar a diario los mismos
  • si existe aire acondicionado, mantener el clima con una gradación entre los 24° y los 26° C y una humedad entre 50 y 60%
  • mantener limpios los objetos de uso común desinfectándolos tres veces al día

En la ya tradicional conferencia de prensa de Secretarios de Estado de hoy (4 de mayo), me sorprendió escuchar que la Secretaría del Trabajo inspeccionará a partir del próximo 6 de mayo el cumplimiento de estas sugerencias.

De inmediato me surgieron varios cuestionamientos ¿estas “sugerencias” tienen carácter obligatorio?, ¿estarán las empresas en condiciones de cumplirlas tan rápido?, ¿cómo enfrentarán los costos que ello representa?, ¿cuál será la sanción en caso de incumplimiento?, ¿qué autoridad se encargará de aplicar las penas?, ¿tendremos tiempo suficiente para difundir entre nuestros colaboradores los nuevos lineamientos y explicarles la importancia de su acatamieto?

Honestamente, no me imagino una corporación que pueda cumplir con todas estas indicaciones. La sola desinfección tres veces al día de “objetos de uso común” me parece una tarea, si bien importante en este momento, difícil de llevar a la práctica.

¿Estarán exagerando nuestras autoridades con estos anuncios?, ¿consideras que la implementación de estas acciones podría incrementar el miedo de los trabajadores a sufrir un contagio?

En otras palabras ¿hasta dónde llega la responsabilidad de la empresa para combatir la pandemia? y ¿hasta qué punto pueden obligarnos las autoridades a cambiar la forma de trabajar, aunque ello represente un costo importante para la organización?

Condiciones laborales ante la emergencia

Datos a tomar en cuenta para evitar irregularidades en el ámbito laboral, mientras superamos la epidemia

He recibido muchos cuestionamientos tendientes a evitar conductas patronales indebidas frente a la contingencia sanitaria. Es por ello que me parece oportuno compartir algunas claves para recordar los derechos de los trabajadores y actuar en consecuencia.

Trabajador con influenza, ¿qué procede?

Si desafortunadamente algún trabajador llegara a contagiarse, eso provocará la suspensión de la relación laboral (fracción I, artículo 42 de la Ley Federal del Trabajo), lo cual se traduce en que  no se producirán consecuencias del vínculo laboral. Por lo tanto, no existe obligación de asistir al trabajo, ni de cubrir el salario.
El trabajador tiene la obligación de dar aviso a la compañía y entregar o enviar el certificado de incapacidad. De no hacerlo, podrían interpretarse las faltas como injustificadas, y si superan tres, dan lugar a la rescisión de la relación laboral (fracción X del artículo 47, LFT); sin olvidar el pago del subsidio en un 60%, a partir del cuarto día de dicha incapacidad.
Este criterio lo puedes revisar en el especial Efectos de la Influenza en Centros de Trabajo que preparamos en saludempresarial.com

¿Esperando bebé?, pero no en la oficina

La LFT tiene un Capítulo V, especialmente dedicado a las mujeres trabajadoras en estado de gestación y madres trabajadoras. Tratándose de empleadas embarazadas o en período de lactancia, los artículos 165 y 166 prohíben que se ponga en peligro la salud de la mujer, o bien la del producto o del bebé.
Con este ánimo, dispone que no se podrá utilizar su trabajo en labores insalubres o peligrosas.
Para la citada legislación (artículo 167), labores peligrosas o insalubres son: las que, por la naturaleza del trabajo, “por las condiciones físicas, químicas y biológicas del medio en que se presta”, o por la composición de la materia prima que se utilice, son capaces de actuar sobre la vida y la salud física y mental de la mujer en estado de gestación, o del producto.
Lo anterior se interpreta en el sentido de que la trabajadora en estado de embarazo o en período de lactancia, no tendrá obligación de asistir a su centro de labores, si enfrenta un factor de riesgo consistente en:

  • la labor que desempeña, por sí misma, o bien
  • las condiciones del medio en el que labora

Por tratarse de una enfermedad que se transmite de persona a persona, la generalidad de los centros laborales representa una exposición al riesgo, por lo que desde mi particular opinión profesional, todas las trabajadoras en estas condiciones debieran quedar legalmente exceptuadas de laborar.
Sobre este tema, puedes revisar la nota ¿Embarazada?, protege tus derechos en cnnexpansion.com

Laborando sin salir de casa

En el supuesto de que la empresa permita laborar desde casa o en jornada escalonada, eso no debe afectar la relación laboral. Cabe recordar que para modificar las condiciones de trabajo es necesario acuerdo entre las partes (artículo 57, LFT). Se trata en este caso de un convenio tácito, válido legalmente sin mayor formalidad jurídica.
CNN Expansión publicó al respecto la nota Trabajo en casa, derechos y obligaciones

¿Pago de jornada extraordinaria para quienes suplen las ausencias?

La legislación laboral prevé en el artículo 65, que la jornada de trabajo se puede prolongar en los casos de siniestro o riesgo inminente en que peligre la vida del trabajador, lo cual en este caso de la contingencia, obliga a los trabajadores a prestar dicha jornada después de la ordinaria “…por el tiempo indispensable para evitar esos males”, apunta el mismo texto legal. Si bien la disposición estaba contemplada para efecto de siniestros como incendios, terremotos, inundaciones etc., cabe en su interpretación al fenómeno que nos afecta, en el que los trabajadores prolongan su jornada, en beneficio de los que por la contingencia tuvieron que retirarse.
No olvides que la prolongación de tal jornada genera el pago de horas extras, según establece el artículo 67 en su primer párrafo, referido al supuesto del artículo 65.

Trabajador previsor… conserva su puesto

Los que nos quedamos laborando en nuestras empresas, estamos obligados a seguir las medidas preventivas que se hayan establecido en cada una de ellas para evitar los contagios.
El incumplimiento pondría en riesgo tu salud y tu trabajo, y en su caso, sería causal específica para rescindir la relación laboral conforme a la fracción XII del artículo 47 de la LFT. Asimismo, tu actitud se podría calificar como desobediencia sin causa justificada, otra causal suficiente para dar por rescindido el vínculo laboral (fracción XI, del artículo 47 de la LFT).

Período obligado de suspensión

El Acuerdo que publicó hoy (30 de abril de 2009) la Secretaría de Salud en el Diario Oficial  de la Federación, ordena una suspensión de labores del día 1 al 5 de mayo, inclusive, integrando días de descanso legales y contractuales, aún cuando incorporado el día 4 en el período.
Los negocios que seguirán laborando con normalidad son: todos aquellos que resulten necesarios para hacer frente a la contingencia. De manera enunciativa: hospitales, clínicas, farmacias, laboratorios, servicios médicos, financieros, telecomunicaciones, y medios de información, servicios hoteleros y de restaurantes, siempre y cuando no correspondan a espacios cerrados con aglomeraciones, gasolineras, mercados, supermercados, misceláneas, servicios de transportes y distribución de gas.
Si tu empresa tiene una actividad distinta, se entiende que es obligación del patrón suspender actividades para cumplir con el Acuerdo. En caso de no hacerlo, se estaría cometiendo una falta administrativa, que sin duda sería objeto de una sanción.

La Secretaría del Trabajo y Previsión Social dispuso una línea telefónica (01800 911 78 77) para denunciar anomalías en el período de emergencia.

Una última sugerencia: no pongas en riesgo tu salud y ni la de tus colaboradores. Ningún trabajo es tan importante como la integridad física.

Muchas gracias a Miguel Ángel Flores por compartirme las fotos que ilustran este post.

La influenza del patrón

Algunas recomendaciones para el manejo del personal frente a la contingencia sanitaria

Más que referirme al eventual caso de un patrón infectado, pretendo reflexionar contigo sobre las acciones que debieran tomar los líderes empresariales ante la epidemia que nos afecta.

Sin pánico, pero con firmeza

El objetivo de la organización frente a la inestabilidad, debiera ser dar tranquilidad a su gente. Recordemos que la compañía es, de alguna manera, un segundo hogar y por lo tanto, sería deseable que se convirtiera en un espacio seguro.
En este sentido, convendría que desarrollaras un plan de acción en beneficio de tu gente. Desde mi óptica, la estrategia debiera de integrarse de las siguientes acciones:

  • Informar. A pesar de que la población está empapada de los datos transmitidos por los medios de comunicación (y en muchos casos, por los rumores), es importante que la organización emita un comunicado oficial. De esta manera, mandarás un claro mensaje del interés que tiene la compañía en proteger a su personal.

El comunicado debe ser breve. No reiteres lo que ya es sabido y no generes pánico, simplemente explica la forma en que funcionará la organización en los siguientes días.

  • Identificar riesgos. Para ello, es conveniente que revises el estado de salud de tu personal. Si cuentas con servicio médico, pídele al titular que diseñe un cuestionario para repartirlo a la brevedad y que revise personalmente a quienes presenten sintomatología.
  • Prevenir. No lo dudes, si algún trabajador manifiesta estar enfermo, permite que acuda al centro de salud para recibir atención.

Esta medida puede prestarse a abusos de colaboradores que se finjan enfermos, por lo cual el comunicado corporativo deberá advertir de las sanciones aplicables en tales supuestos.
También es bueno tomar otras medidas de prevención como: mayor cuidado en la higiene de zonas comunes (particularmente en comedores y baños), apagar el aire acondicionado, proporcionar cubre bocas (en especial en el área de atención a clientes) y facilitar alcohol o desinfectante para las manos.

  • Tolerar. Algunos colaboradores tendrán que ausentarse o bien, llevar a sus hijos a la oficina (lo cual, tampoco resulta conveniente). En estos casos, la sugerencia es permitir que esos empleados trabajen desde casa o bien, que acudan en horarios extraordinarios a la empresa.

Sobre la tolerancia a los niños en la oficina, te sugiero revisar mi post Herodes no vino a trabajar.

Como habrás observado, se trata de acciones sencillas pero de gran impacto en tu personal. Es el momento perfecto para que la organización demuestre su calidad humana.

¿La influenza del patrón o la influencia del patrón?

Si bien las autoridades, están acudiendo a la sensibilidad y sentido común de los patrones, pienso que la situación nos exige ser mucho más participativos.
Estoy convencida de que lo único que no es válido en este escenario es la indiferencia empresarial.

¿Qué otras medidas consideras que deberían tomarse al interior de las corporaciones?, ¿de qué manera se han comportado los líderes de tu organización? Y finalmente, ¿sería válido calificar a la influenza como una enfermedad profesional si se prueba que el contagio ocurrió en el centro de trabajo?

Cómo cambiar las reglas del juego

Los conflictos derivados de las relaciones sociales pueden manejarse de una manera distinta… ¿te atreves a intentarlo?

¿Cómo tomas una decisión cuando tienes que resolver un problema?, ¿qué factores dirigen tus pensamientos?, ¿serías capaz de predecir el comportamiento de tus contrincantes?
A decir de la Teoría de Juegos, existe una manera de explicar analíticamente nuestra toma de decisiones. Esta novedosa corriente se está adentrando en la disciplina jurídica, poniendo en jaque a quienes estamos acostumbrados a razonar jurídicamente cuanto conflicto se nos presenta.

Un interesante esfuerzo académico

Por invitación de mi buen amigo y colaborador de esta casa editorial, el Mtro. J. Agustín Cano Garcés, ayer asistí a la presentación del libro “Teoría de Juegos y Derecho Contemporáneo”.
Se trata de una edición conjunta (Porrúa, ITAM y George Mason University), que reunió a especialistas de diversas nacionalidades y disciplinas que colaboraron con 15 ensayos. Cada artículo revela que la aplicación de la teoría de juegos para resolver problemas legales es posible y necesaria.
Sin duda, es un ejemplar novedoso y atrevido, que toca puntos neurálgicos de la realidad nacional como el derecho de la competencia, política fiscal y campañas electorales; entre otros.
La propuesta de los colaboradores se traduce la oportunidad de entender al Derecho como un sistema de interrelaciones en donde la toma de decisiones nos afecta a todos. En la medida en que las reglas del juego cambien, se podrán predecir los comportamientos esperados.
¡Suena interesante! ¿cierto? El libro ya está a la venta, aquí la portada para que la ubiques:

En breve, entrevistaré a los Maestros Mauricio Cano del Valle y J. Agustín Cano Garcés, para que nos platiquen sobre su artículo “Impuestos e Impuestos Mínimos bajo la Óptica de la Teoría de Juegos.”

Su estudio emplea la Teoría de Juegos para estudiar el fenómeno de la imposición tributaria. Estos coautores analizan el caso del recientemente creado Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) vigente desde 2008. Seguramente será una charla enriquecedora, ¡no te la pierdas!