Archivo mensual: marzo 2009

Pequeños placeres laborales

Sólo personal autorizado celebra su primer aniversario y festeja con un post hedonista, descarado y divertido. ¡Únete a la fiesta!

Hace un año subí el primer post a Sólo personal autorizado y lo titulé Costo laboral de la buena vida.
Adopté el reto que me ofreció esta casa editorial, lanzándome de cabeza a las profundidades de la red.
Mi temeraria acción, me ha dejado grandes satisfacciones. Ha sido el mejor pretexto para conocer gente valiosa, asistir a eventos, compartir información y sobretodo, ¡aprender de tus comentarios!
Hoy te invito a celebrar este primer aniversario con un post diferente. Para tal efecto, nos instalaremos en el hedonismo: los pequeños placeres que ofrece la vida laboral.
Reuní las aportaciones de algunos amigos y compañeros en una lista. La idea es que la complementes con situaciones que te hacen sentir bien en tu trabajo.

Instantes laboralmente hedonistas

  1. 1.    el primer café de la mañana
    2.    encontrar un mail del jefe felicitándote por tu último logro, con copia a su superior
    3.    mantener el contacto con tus amigos a través de la mensajería instantánea
    4.    ver al chico que te gusta
    5.    descubrir que la crisis es general y no sólo en tu empresa
    6.    dar órdenes y que la gente obedezca sin preguntar
    7.    un buen estirón de espalda a media tarde
    8.    que un colega te corrija y no le diga a nadie
    9.    el despido del compañero más odioso
    10.    saber que conseguiste un bono
    11.    los días de quincena
    12.    el último día antes de irte de vacaciones
    13.    descolgar el teléfono y escuchar la risa de tu hijo
    14.    la cancelación de esa junta que tanto detestas
    15.    encontrar el archivo que suponías perdido
    16.    recibir una grata visita
    17.    la última hora de jornada en viernes
    18.    aprovechar al máximo un código de vestimenta informal
    19.    que tu jefe diga ¡tenías razón!
    20.    que tu novio sea más guapo que el esposo de tu jefa
    21.    sacarte el mejor regalo en la rifa de fin de año
    22.    no recibir llamadas de 9 a 10
    23.    estrenar una computadora y configurarla a tu gusto
    24.    ver un proyecto terminado y funcionando

El análisis me dejó una conclusión interesante. Existe un valor que supera a cualquiera de los momentos enlistados: trabajar en lo que realmente te gusta… Con eso, casi todo lo demás resulta placentero, ¿no lo crees?

¡Gracias!

Un mensaje de agradecimiento a quienes han colaborado, soportado, criticado y mejorado a Sólo personal autorizado. Gracias especialmente a la gente de CNN Expansión, Salud Empresarial y a Miguel Ángel Flores por su valioso apoyo en Arte (aplicadísimo con los banners de aniversario, una pequeña muestra de su talento).

Y finalmente, gracias a ti por darte el tiempo de leer y comentar. Por favor, sigue enriqueciendo este espacio. ¡Vamos por otro año!

Empleado, explotado y estresado

Las organizaciones que abusan de su capital humano, crean historias de explotación laboral que carecen de final feliz

Para muchas personas, tener un empleo actualmente es un activo. Una oportunidad que hay que cuidar y aprovechar al máximo.
Sin embargo, para otras también es sinónimo de explotación y abuso. Revisemos un poco el fenómeno, en la voz de un trabajador que bien podrías ser tú:

Primer acto

Este año mi empresa “ajustó personal”, en realidad es un eufemismo para referirse al último recorte. Por fortuna no me tocó.
Al principio fue difícil hacerse a la idea. Aún se siente la ausencia de algunos compañeros.
El trabajo siguió igual, sólo que ahora somos menos manos. En todas las áreas, los gerentes se pusieron las pilas y distribuyeron el trabajo entre los que sobrevivimos.
La verdad, conservar mi trabajo, me hace sentir más ligado a la organización. Creo que ahora debo ser más leal y responsable, porque tener chamba en esta época ¡es una bendición!
Además…. todavía tengo algunas deudas… las escuelas de los niños, el mantenimiento de la casa, la tarjeta de crédito… ¡las vacaciones de semana santa! Definitivamente, no puedo darme el lujo de perder este trabajo.

Segundo acto

Últimamente mi supervisor es más exigente. Lo entiendo, todos estamos estresados, pero… a veces me parece que está perdiendo la motivación.
De hecho, yo también me siento un poco desmotivado. Ya no es igual… la incertidumbre y el miedo al siguiente recorte, me están robando el sueño. ¡Tengo que demostrar que soy necesario! In-dis-pen-sa-ble.
Las cosas en la empresa se complican. Ahora trabajo casi diez horas diarias y a penas termino mis tareas.
Los últimos fines de semana, me he llevado trabajo a casa. Empiezo a acostumbrarme a hacerlo mientras veo de reojo los partidos de fútbol.
¿Qué si me pagan horas extras? ¡N’ombre! Si apenas estamos sacando para cubrir los sueldos… ya ni pensar en PTU… ¡adiós al pavo de diciembre!

Tercer acto

Estoy cansado. Cada mañana es más complicado dejar la cama. Me duele la espalda y la cabeza.
Creo que es porque no como bien. Ya descubrí que si como en mi escritorio ahorro tiempo para seguir avanzando. Es una buena opción, aunque me gustaría poder salir a estirar las piernas de vez en cuando.
El trabajo sigue igual de pesado. Pensé que sería sólo temporal, pero no acabo. El jefe me sigue atiborrando de tareas y ahora sí está francamente desquiciado. ¡Todo le urge!
Sigo trabajando los domingos y ya no veo el fút.

Tu final

No escribiré el final de este post, en cambio, te propongo que me ayudes a terminar la historia como mejor te parezca.
Se vale de todo: integrar a más personajes, cambiar de escenario, adelantar el tiempo. ¡Tú mandas!
¿Por qué ponerle un final alternativo? Porque pienso que ya es momento de irle poniendo término a este tipo de historias, ¿no lo crees?

Más trabajo para geeks

El cliché las crisis son oportunidades, parece convertirse en realidad para quienes se desempeñan en la industria de tecnolgías de la información (TI).

¡Que envidia! No sólo tienen un trabajo interesante, también se les abren nuevas oportunidades de desarrollo profesional.

Querétaro y Guadalajara en invasión geek

La firma KPMG lanzó recientemente el informe Explorando Fronteras Globales, con el que ubicó a 31 ciudades en el mundo como centros viables para el outsourcing de procesos de negocios.

Si bien la figura del outsourcing ha sido duramente criticada por su utilización para el desvío de cargas sociales, lo cierto es que también representa fuentes de empleo.

Así las cosas, Querétaro y Guadalajara han sido ubicadas como ciudades potenciales para el desarrollo de negocios que impliquen TI. ¿Y qué empresa no incluye a las TI hoy en día? ¡Prácticamente todas!

Sin duda, la inforación de KPMG resulta valiosa para los corporativos que buscan mejorar su posicionamiento ahorrando costos.

Dentro de las cualidades de las ciudades mexicanas que les permitieron destacar en el estudio que comento, podemos mencionar la:

  • existencia de centros educativos de alta calidad,
  • proximidad geográfica de nuestro país con los EEUU,
  • disponibilidad de infraestructura bien desarrollada, por ejemplo: parques de tecnología y oficinas con espacios para su implementación, y
  • reserva de talento calificada

El panorama para los especialistas en TI se torna interesante, sin embargo, me preocupan algunos puntos: ¿estarán dispuestos los corporativos a respetar los derechos laborales y de seguridad social de quienes contraten?, ¿realmente se ocuparán los datos de KPMG para generar puestos de trabajo bien remunerados y permanentes? ¿Tú que piensas?

Bien vale la pena que permanezcas atento a lo que ocurra en materia de empleo en las mencionadas regiones. ¡Podríamos llevarnos una sorpresa!

Recomendación final

Si recibes una propuesta para trabajar bajo la modalidad de outsourcing, no estaría de más que la consideraras. En este momento no es fácil encontrar empleo, pero ello no debe obstar para que te involucres en una relación laboral inequitativa. Infórmate sobre tus derechos para que puedas tomar una buena decisión.

En el siguiente post compartiré algunos puntos de vista sobre la complejidad del outsourcing en México. ¡No te lo pierdas!

Las indiscreciones de tu mail

El uso que le das a tu correo electrónico empresarial podría provocar sanciones e incluso la pérdida del empleo

A pesar de que muchas empresas no lo acepten abiertamente, el hecho es que controlan el uso de las cuentas de correo electrónico proporcionadas a sus empleados. La medida se justifica, pues se trata de un instrumento de trabajo y por lo tanto, debe dársele un uso adecuado, siempre vinculado a la actividad profesional.
Por otra parte, no podemos negar que muchos colaboradores abusan de esta herramienta, convirtiéndola en un medio para desatender el trabajo e incluso, para cometer ilícitos.

El caso finlandés: la Ley Nokia

Derivado de la fuga de información confidencial, Nokia presionó al gobierno de aquella región para aprobar una ley de control en las comunicaciones electrónicas.
La posición de la corporación es entendible, pues la difusión de datos coyunturales puede causar daños irreversibles a cualquier organización. Sin embargo, en el tema también se puso en juego la intimidad de los trabajadores al utilizar el correo electrónico corporativo.
El debate se tornó más polémico, pues la empresa de telefonía amenazó con trasladar su sede a otro país si la ley no se publicaba.
Como era de esperarse, la llamada Ley Nokia, se aprobó a principios de este mes y permite a las empresas investigar los correos de sus empleados. El objetivo de la nueva norma es evitar la filtración de secretos industriales.

El caso mexicano: nadie sabe, nadie supo

La legislación laboral no prevé consecuencias para el abuso del correo electrónico proporcionado por la empresa. Entonces las condiciones de uso son regularmente definidas por cada compañía en un código de conducta. Asimismo, se acostumbra establecer sanciones por el uso excesivo del correo que pueden ir desde una amonestación verbal hasta la rescisión de la relación laboral.
El despido de un trabajador por esta causa, debe estar sustentado en pruebas irrefutables. Se puede ajustar a la causal consistente en la falta de probidad u honradez del trabajador (artículo 47, fracción II, de la Ley Federal del Trabajo). No obstante, es fundamental que en el reglamento interior o código de conducta se establezcan los criterios que definen lo que se entiende por probo u honrado.

Tú caso: ¡no seas imprudente!

En saludempresarial.com reportamos el caso de un trabajador español que fue despedido por haber enviado 298 correos personales a 140 destinatarios distintos dentro de su jornada laboral (puedes revisarlo en la nota Uso de e-mail, ¡no abuso!).
La lección es simple: dale un uso prudente a tu correo. Recuerda que va en juego la imagen e intereses de la empresa que te contrató.
¡Ni qué decir de no mandar información confidencial a terceros! Es un delito y puedes perder desde el trabajo, hasta tu libertad.
Si no estás muy seguro de los términos de uso, acércate al departamento de recursos humanos y pídeles que te lo aclaren. Es obligación de tu patrón decirte cómo utilizar los instrumentos de trabajo.

Finalmente ¿hasta dónde es válido usar el correo corporativo para cuestiones personales?, ¿debiera la empresa proporcionar un mail personal y otro corporativo?, ¿has sido sancionado por el uso que le das a tu cuenta de correo?, ¿es válido usar tu cuenta personal de correo dentro de la jornada laboral?

Defiéndete con todas las de la ley

Una vez que conoces tus derechos, es importante defenderlos en la instancia que te corresponde. Aquí unos consejos

En el post ¿Estás seguro de que eres freelance?, analicé el tipo de relación en la que puedes estar prestando tus servicios.
Posteriormente en Defiéndete conociendo tus derechos, comentamos las prerrogativas que le corresponden al trabajador y al profesionista independiente.
Lo cierto, es que para defenderte no basta con conocer tus derechos, también es necesario ubicar a las autoridades ante las cuales exigir lo tuyo.
Revisemos brevemente tus opciones:

Para los independientes

Si eres profesionista independiente y laboras bajo la modalidad de freelance:

  • habrá que estudiar el contrato que firmaste para la prestación de tus servicios (es altamente recomendable no establecer acuerdos verbales, porque derivan en malos entendidos y por ende, en abusos).

En el texto de tu contrato deben aparecer todas las condiciones que rigen la relación con tu cliente.
Si alguno de los contratantes no cumple con lo pactado (por ejemplo, falta de pago en el monto, lugar y/o fecha acordados), puedes demandarlo por incumplimiento de contrato.

  • es importante que el contrato contenga la llamada pena convencional. Se trata de una especie de sanción para el que deje de cumplir. Regularmente se fija en un porcentaje sobre el valor del negocio, es decir, sobre el total de los honorarios.
  • también puedes demandar por los daños y perjuicios que te cause el incumplimiento. Considera que el daño es el menoscabo en tu patrimonio (por ejemplo, lo que invertiste en la prestación de los servicios) y el perjuicio es el ingreso que dejaste de obtener.
  • estas acciones se hacen valer en los tribunales civiles y necesitarás un abogado que te represente.

Si no tienes recursos para pagarlo, te sugiero acudir a los bufetes jurídicos gratuitos que ofrecen las Facultades de Derecho de Universidades como la UNAM y la Panamericana.

Para los subordinados

Si te desempeñas como trabajador y tienes algún conflicto con tu patrón, revisa en la Ley Federal del Trabajo (artículo 132) y en tu contrato laboral (si lo tienes) las obligaciones que le corresponden a tu empleador. Si ubicas algún incumplimiento, puedes:

El trámite lo puedes hacer personalmente y no tienen ningún costo. También puedes hacerlo a través de un representante legal, pero te sugiero que te cerciores de que sea una persona ética y con experiencia en el ramo, pues es muy frecuente que los coyotes traten de ayudarte y terminen estafándote, o bien

  • intentar la conciliación con tu patrón ante la Procuraduría de la Defensa del Trabajo. Se trata de una autoridad laboral, entre cuyas facultades se encuentra precisamente proponer soluciones amistosas para dirimir las controversias entre patrones y trabajadores.

La solicitud de conciliación es gratuita, acudiendo a la oficina que te corresponda

¡Evita llegar a tribunales!

Seguramente, no en todos los casos, será necesario que llegues al proceso legal, antes considera:

Espero que con esta serie de posts, sea más sencillo defenderte.

Defiéndete conociendo tus derechos

En el post anterior ¿Estás seguro de que eres freelance?, comenté la importancia de ubicar el tipo de relación en la que prestas tus servicios.

Aclaré que trabajador es aquel que presta sus servicios personalmente bajo la subordinación de un patrón, a cambio de un salario. Mientras que para los profesionistas independientes (conocidos bajo la modalidad freelance), la ausencia de subordinación (esto es, las indicaciones de modo, tiempo y lugar que desempeñarse) los traslada al ámbito civil del derecho.

Una vez que identifiques el tipo de relación que tienes con la persona que te contrató, es importante que te informes sobre tres aspectos básicos:

  • características de la prestación de los servicios
  • obligaciones que te corresponden, y
  • forma de pago

Aquí una breve guía que puede orientarte:

Características de la prestación de los servicios

Obligaciones del contratado

Forma de pago

Para mayor información sobre este tema, te sugiero revisar la nota Contratación laboral vs independiente que publicamos en saludempresarial.com
En el siguiente y último post de esta serie, revisaremos las autoridades ante las cuales puedes hacer valer tus derechos. ¡No te lo pierdas!

Por el respeto a los animales

Un breve post para compartirles algunas imágenes de la manifestación que tuvo lugar el pasado sábado 28 de febrero en la Alameda del Sur.

Aunque se reunió un pequeño número de personas, los mensajes fueron contundentes:

sdc10530sdc10531sdc10532