Archivo mensual: enero 2009

¿Buscas trabajo? ¡No si estás en Buró!

desempleo-dtAlgunos reclutadores están imponiendo tendencia en la selección de personal, al solicitar a los candidatos la presentación de su historial crediticio.
El requisito se entendería si se tratara de un puesto que implique el manejo de valores. Incluso en esos casos, se requiere una fianza de fidelidad que garantice el comportamiento ético del trabajador.
Sin embargo, si éste no es el supuesto, la exigencia del documento crediticio se antoja caprichoso.
No existe un marco jurídico que regule lo que la empresa puede solicitar para seleccionar a su capital humano. Por lo tanto, los requisitos quedan al criterio del departamento de recursos humanos.
Una opción viable para defenderte de este exceso, es tratarlo como discriminación laboral. Puedes intentar demandar a la organización responsable por el daño y los perjuicios que te ocasione la negación del puesto. Siendo honesta, lo difícil en este tema es demostrar el daño y cuantificarlo, pero no está de más intentarlo.

El que esté libre de culpa…

Un apunte final. ¿Quién no está en buró de crédito hoy día? Según lo informó CNN Expansión en Más morosos en México por la crisis, el 10% de los 130.8 millones de personas físicas y empresas con créditos están fallando en paga.
Estamos frente a un círculo vicioso: tengo muchas deudas y no me dan trabajo porque tengo muchas deudas.
¿Será que en estos tiempos, lo más importante es mantener un sano historial crediticio?
Pareciera que unas finanzas sanas ya no sólo garantizan la obtención de créditos, sino también el empleo y con ello, muchas noches de plácido sueño, ¿no lo crees?

Más información sobre este tema en la nota Buró de Crédito ¿el malo del cuento? publicada en saludempresarial.com

Te van a correr… te van a correr

Para evitar que saliera a la calle sin compañía, mi abuela solía hablarme del “robachicos”.
El temido personaje, cuya aparición en mis sueños era verdaderamente espantosa, se dedicaba a robar niños del barrio. Se le podía identificar porque llevaba un costal para guardar a los pequeños que salían solos de casa. En ocasiones, también capturaba a los que no hacían la tarea.
Sobra decir que jamás abandoné la casa de mi abuela sola ¡y menos sin haber terminado la tarea!

¡Ay nanita! Ahí viene el robachicos

A primera vista, las leyendas son inofensivas. Sin embargo, pueden generar angustia innecesaria.
Por ejemplo, se dice en algunas organizaciones el fantasma del desempleo recorre con ímpetu los pasillos. A veces se presenta como un susurro que, a manera de conciencia, advierte claramente: “te van a correr… te van a correr”. En otras ocasiones, puede tratarse de un escalofrío que recorre el cuerpo al tiempo que se recuerdan las tareas inacabadas.
No es para menos. Pensar en la posible pérdida del empleo roba el sueño, desconcentra y nos hace improductivos.

¿Cuál es el papel de la organización en este fenómeno? Estoy convencida de que la empresa debe evitar la difusión de los mitos y leyendas, y que la única manera de hacerlo es a través de la comunicación.
Particularmente en momentos de inestabilidad, es muy importante implementar canales y métodos de comunicación efectivos. Resulta fundamental que tus empleados conozcan cuál puede ser su futuro en la compañía.
Esto no implica difundir información confidencial, pero sí se traduce en el compromiso del patrón de mantenerse cercano a las preocupaciones de su personal.
Si en tu empresa no se tiene esta práctica, mi sugerencia es hablarlo. Acércate a tu superior o al responsable de recursos humanos y coméntale lo que te inquieta. Seguramente, ellos tendrán una respuesta a tus planteamientos.

¡Que no panda el cúnico!

Finalmente, mi recomendación personal es no dejarse llevar por el pánico colectivo. Es muy fácil que los rumores se extiendan y que la neurosis colectiva te contagie. No obstante, es preferible que permanezcas objetivo y calmado.
Piensa que en este momento, tu organización necesita de colaboradores productivos y concentrados. Lo peor que puedes hacer es angustiarte por algo que probablemente no suceda, ya que esa preocupación puede provocar que el desempleo te meta en su costal por tu baja productividad.

¿Has tenido algún encuentro con este fantasma corporativo? ¿cómo lo has manejado? ¿qué le sugerirías al departamento de recursos humanos para controlar sus apariciones?

Nota final

Si alguien ve al robachicos por ahí, por favor díganle que me busque. Quiero pasarle el contacto a un Gerente de Recursos Humanos que está desesperado por retomar el control de su personal. ¡Gracias!

Tu Afore ¿aspirina para la resaca?

A raíz de la propuesta del Presidente Calderón para aumentar el monto que se entrega como ayuda por desempleo, el tema se puso sobre la mesa. Sólo personal autorizado te pregunta ¿realmente vale la pena utilizar este apoyo?

Si estás desempleado, actualmente puedes solventar gastos con parte de los fondos que tienes acumulados en la Afore. Sin embargo, existen tres aspectos que deberías tomar en cuenta antes de agotar la opción:

  • tu administradora te entregará la cantidad que resulte menor entre 75 días de tu salario base de cotización de las últimas 250 semanas de cotización o el 10% del saldo de tu Subcuenta de retiro, cesantía en edad avanzada y vejez. Considerando las minusvalías que han sufrido últimamente los recursos para el retiro, es muy probable que la Afore te pague sólo el 10% mencionado. Así nos lo recuerda el siguiente reportaje, transmitido por Televisa Monterrey, el pasado 24 de noviembre

  • toda ayuda tiene un costo y el apoyo por desempleo, se traducirá en la pérdida de semanas de cotización (por lo cual, podría tomarte más tiempo llegar al retiro)
  • finalmente, de aprovechar recursos de tu cuenta individual, estás mermando el monto total de lo que administra la Afore. Derivado de este efecto, recibirás un monto menor al momento de jubilarte

Bajo este contexto, la ayuda por desempleo es una simple aspirina para la resaca. Aliviará de momento tu penosa situación, pero no resolverá de fondo tu carencia de empleo. Entonces, ¿sería más conveniente agotar otras opciones como el autoempleo?, ¿crees que la propuesta del Presidente Calderón sea viable?, y ¿qué medidas deberían tomarse para apoyar a los desempleados sin afectar los recursos para el retiro?

Para consultar más información sobre este paliativo al desempleo, te recomiendo revisar ¿Desempleado? ¡Usa tu Afore! en cnnexpansion.com
También te sugiero utilizar el simulador que desarrollamos en saludempresarial.com para ilustrar el procedimiento de obtención de la ayuda por desempleo

¡Hazle el paro a tu empresa!

Empleados siguiendo al lider

Empleados siguiendo al líder

¿Cómo soportar la crisis económica sin recortar personal? Una de las alternativas que podría implementar tu empresa es el llamado paro técnico.

Se trata de una opción temporal que consiste en la suspensión colectiva de las relaciones laborales o en la modificación de las condiciones generales de trabajo.

El paro técnico le da a la organización, tiempo suficiente para recuperarse y restablecer su situación financiera. Sin embargo, su implementación te afectará directamente porque implicará una reducción en tu ingreso.

Entonces, ¿cuál es el beneficio de aceptar el paro?

Sin duda, la conservación de tu empleo. Además se trata de una medida temporal, de manera que si apoyas a tu organización ahora, ésta deberá redituar tu lealtad en el futuro.

Por otra parte, el hecho de que tu empresa siga en funcionamiento, también mantiene activa la cadena productiva y dota indirectamente de empleos a otras personas.

Si la alternativa te suena viable, será necesario llegar a un acuerdo con tu patrón para fijar por escrito las condiciones en que se llevará a cabo el paro. De hecho, deberá hacer referencia a:

  • los criterios bajo los cuales serán elegidos los trabajadores afectados, en caso de suspensión temporal de labores o reducción de la jornada en forma parcial;
  • el importe del salario a cubrir a estos colaboradores;
  • la probable duración de la medida, enfatizando que garantiza la restitución de las condiciones generales de trabajo modificadas cuando desaparezcan las causas del convenio, y
  • la posibilidad de las partes para adoptar otras providencias, en caso de que al término del período señalado, subsistan o se agraven los motivos del paro técnico.

Para tu seguridad, el convenio debe someterse a la aprobación de la Junta de Conciliación y Arbitraje. Así será poco probable que se incluyan cláusulas arbitrarias.

La aceptación del paro técnico por parte del personal, es una muestra de su compromiso por contribuir a la recuperación de la empresa.

Para el patrón, esta alternativa no debe significar la reducción en el pago de salarios, sino la oportunidad de sacar a flote sus finanzas y conservar el empleo.

Entonces, ¿estarías dispuesto a hacerle el paro a tu empresa? En caso de decidir que no aceptarás el convenio ¿cuál sería tu argumento?