Archivo mensual: agosto 2008

Busco jóvenes con experiencia

ancianos (CNN Expansión)Mientras preparaba esta nota, recibí el correo electrónico de Javier Vázquez (Presidente de la Asociación por la No Discriminación Laboral por la Edad o Género) para comentarme que volvió a ser objeto de discriminación por una línea aérea internacional. Recientemente escribí en este espacio sobre su caso y me preocupa saber que esta empresa admitió abiertamente haberlo rechazado sólo por sobrepasar los 35 años.

Es claro, la tendencia en la mayoría de las organizaciones, apunta a contratar personal cada vez más joven.

Conformar una planta laboral juvenil tiene sus ventajas: es sangre nueva, enérgica, abierta al cambio y con ánimo de crecimiento.

Sólo representa una desventaja: la falta de experiencia. En ese sentido, todos nos encontramos en proceso continuo de desarrollo. Sin embargo, las vacantes ofertadas actualmente exigen juventud y experiencia. Pareciera que se trata de una contradicción, pues son pocos los casos en donde se reúnen ambos factores.

Frente a este escenario no puedo dejar de preguntarme ¿se justifica excluir a las personas mayores?

La gente grande, como se le denomina actualmente, podría tener menos energía. Quizá algunos podrían estar casados con sus ideas o no estar familiarizados con los medios electrónicos, pero seguramente tienen algo que enseñarnos a los más jóvenes.

¿No es éste un factor lo suficientemente valioso para darles una oportunidad de empleo?¿Es tu compañía una organización excluyente en razón de la edad?, ¿por qué? Y finalmente, si pasas de los 35 años de edad ¿cómo enfrentarás esta tendencia en la selección de personal?

Sobre este tema, te sugiero leer la nota 80% de profesionistas son discriminados, publicada en cnnexpansion.com

¿Y si me corto una mano?

finanzas_sanas (CNN Expansión)Hace algunos años conocí a un Director de Recursos Humanos que se desempeñaba en la industria automotriz. Programé una reunión para entrevistarlo sobre seguridad en el trabajo.

Irónicamente, su organización acababa de sufrir el fallecimiento de un colaborador y el tema salió a colación. El impacto en el ambiente laboral fue brutal, pues se comprobó que el incidente había sido provocado por el mismo operario.

Su intención era crear un riesgo de trabajo para obtener la incapacidad. Desafortunadamente, la ayuda médica llegó tarde y el hombre, que inicialmente se había amputado una mano, dejó de existir.

Un acontecimiento de esta naturaleza siempre tiene consecuencias para la empresa. Sin embargo, los accidentes de trabajo que no son precisamente incidentales obligan a la compañía a evaluar la vigencia y validez de sus condiciones laborales.

¿Qué podría llevar a una persona al extremo de provocarse un daño? ¿Se trata de un trabajador insatisfecho o es el reflejo de un ambiente laboral profundamente viciado? ¿Debiera la empresa prever estas situaciones valorando la salud mental de su capital humano?

Cada vez que recuerdo el caso se me enchina la piel. Honestamente, no logro entender a quienes no reconocen a la integridad física y la vida como valores fundamentales.

¿Sólo para mujeres?

aviones (CNN Expansión)

Cuando perdió su trabajo como sobrecargo en una línea aérea, Javier Vázquez, emprendió la búsqueda de nuevas oportunidades.

Desafortunadamente, para quienes conforman su gremio, las vacantes se ofrecen preferentemente a mujeres entre los 25 y 30 años.

A pesar de su experiencia y el dominio de tres idiomas, Javier no pudo volver a contratarse.

Algunos en la misma situación, han decidido ir a probar suerte a otros países. Sin embargo, él decidió quedarse en México y organizarse para manifestar su inconformidad.

En 2006, fundó la Asociación por la No Discriminación Laboral por la Edad o Género. Esta organización, sin fines de lucro, pretende que las personas puedan trabajar en su área laboral de acuerdo a su experiencia y estudios sin que su edad o género sean un obstáculo para acceder a un empleo digno en México.

La Asociación se ha reunido con organismos públicos y privados, además ha presentado denuncias por daño moral en personas discriminadas.

El esfuerzo de este hombre me resulta sorprendente. Su posición valiente ante la realidad social, invita a alzar la voz como ciudadanos. No sólo para criticar, sino también para denunciar y sobretodo, para proponer.

Entiendo que para ciertas actividades sea más conveniente la contratación de mujeres que de hombres (y viceversa). Sin embargo, es incomprensible que la regla sea excluir sin atender a las habilidades, conocimientos y experiencia de las personas.

Lo inquietante de esta historia, es que cualquiera podría resultar afectado por esta tendencia. De hecho, en el portal de la Asociación se lee “… el 55% de las ofertas de empleo ponen como edad máxima los 35 años”.

¿Has sido objeto víctima de discriminación por edad o género en el ámbito laboral? ¿Cómo lo manejaste?¿Qué hubieras hecho en el caso de Javier?

Más información sobre este tema en la nota ¿Tienes 35? Aguas con la discriminación, publicada en cnnexpansion.com

Olimpiadas y productividad laboral

Las pruebas de natación son mis favoritas. A pesar de que los mexicanos no figuremos, me parecen las más emocionantes. ¡Ya quiero ver a Michael Phelps en la siguiente competencia!

Michael Phelps (mediotiempo.com)

Honestamente, es difícil no involucrarse en un evento de esta naturaleza. Es cierto, la mercadotecnia tiene mucho que ver. Sin embargo, las Olimpiadas siguen teniendo una magia que acelera el pulso y nos hace pensar en la grandeza del ser humano.

La mayoría de las pruebas se están celebrando en horarios que no corresponden a la jornada regular de trabajo. Aún así, la información se transmite continuamente en todos los medios.

¿Cómo controlar a tus empleados para que no le dediquen demasiado tiempo a esta afición?

Algunas organizaciones ya tienen implementados filtros a ciertos portales, de manera que el trabajador no puede accesar. Otras opciones son limitar el uso de radios y televisiones en los lugares de trabajo o bien, reservar su uso a lugares como el comedor. ¿Consideras que sería posible establecer un control total sobre tu personal?

En este tema la actitud del colaborador depende de su sentido de responsabilidad. Por lo tanto, permitir un vistazo a las últimas noticias deportivas puede ser válido. Demuestra que la organización tiene sentido común, no es ajena a los acontecimientos internacionales y sobretodo, que reconoce a sus empleados como personas, capaces de emocionarse con una prueba de natación.

¿Cómo lo están manejando en tu empresa? ¿Qué otra sugerencia aportarías?

Conductora, malabarista y trabajadora

Lo admito ¡soy imprudente! pero ¿qué puedo hacer cuando gasto cerca de tres horas diarias conduciendo para llegar a mi oficina y regresar?

trafico-es (CNN Expansión)

Seguramente tú también te has descubierto tratando de aprovechar el tiempo que pasas en el auto o el transporte público. Es increíble cómo estos pequeños espacios se han convertido en escenarios para las más diversas actividades.

He desarrollado una depurada técnica para hacer varias cosas a la vez. Cuando termino mi viaje matutino, ya leí el periódico, me maquillé, escuché el radio, hice un par de llamadas y me tomé un café. En ocasiones, hasta me da tiempo de escribir un poco en la libretita que guardo en mi bolsa.

El regreso es mucho más ligero. Uno de mis compañeros se ha convertido en copiloto oficial. Sus estrategias para evitar el tráfico me han resultado útiles y en reciprocidad, procuro escuchar su plática con atención. ¡Cómo hemos filosofado!

Sin duda, todos estos recursos son paliativos para enfrentar una terrible realidad. Si esta ciudad hubiera sido bien planeada, los trayectos serían más cortos o al menos, más rápidos.

Mientras el gobierno local no ofrezca otras alternativas, ¿es responsabilidad de la empresa ayudarnos en materia de transporte? Sé de algunas compañías que facilitan los traslados, pero son las menos. Si no cuentas con ese apoyo ¿cómo recorres estos trayectos sin perder la cordura?

Un dato final

Mi trabajo está a 19.7 kilómetros de distancia. Si no me gustara tanto, seguramente no sería conductora y malabarista.

Y el Óscar va para…

oscares08 (CNN Expansión)

Seguramente conoces a la especie de empleados que aparentan un buen desempeño. Los hay en todos los grados. Desde el más desfachatado que dormita en su lugar, hasta el más sutil que lee El Esto escondido en su cubículo.

Más allá de cumplir objetivos, estos “trabajadores” tienden al menor esfuerzo. Buscan la manera de darle la vuelta a su responsabilidad y dominan el arte de fingir que se trabaja. Esto es, colocarse frente a la computadora o a alguna pila de papeles con expresión preocupada. Teclear y teclear (en el messenger, por supuesto) y ocupar el tiempo en toda clase de entretenimientos: videos, correos personales, juegos, etc.

Habría que revisar si nuestro hábil actor acude a esta práctica por carecer de objetivos reales, una responsabilidad definida o simplemente está desmotivado. De ser así, me atrevería a preguntar quién lo contrató y para qué.

En todos los casos, este “talentoso” elemento falta a la honradez y podrías rescindirlo legalmente sin responsabilidad para la empresa. El riesgo de conservarlo, es que nos engañe con su actuación en perjuicio de las metas corporativas.

¿Quieres a un actor en tu compañía? ¿Para qué? Mejor mándalo a…. concursar por un Óscar.